martes, 16 de febrero de 2010

Una emoción para siempre.


El título de esta canción resume muy bien mi experiencia el pasado fin de semana.

El sábado comenzó tempranito, me había pasado la tarde dando vueltas y casi no había dormido. Llovía y mi hermano nos acercó a la estación. El paisaje más de medio camino era el mismo: nieve y más nieve, pero poco a poco fue cambiando. En Madrid estaba despejado pero hacía muchísimo frío.

En Atocha nos agenciamos un planillo del metro y llegamos sin problemas al hotel. La sorpresa fue encontrarnos la primera cola del día para hacer el “check in”. Muchos grupos de treintañeros que, seguro habían venido a lo mismo que mi hermana y yo. También muchas parejas que habrían venido a lo mismo o a celebrar San Valentín.

Por fin subimos a la habitación, pero apenas había tiempo para nada, eran casi las dos de la tarde y yo había quedado a esa hora en la puerta del Palacio de los Deportes con unos compis del foro ramazzottiano para irnos a comer. Aquí llega la segunda sorpresa del día: a esa hora ya había cuatro colas formadas. Nos quedamos flipás, pero como mis compis malagueños estaban al comienzo de una de las filas, decidimos que era una ocasión única para verlo en primera fila. Así que a las dos de la tarde, Lenitita y su sufrida hermana ya estaban colocadas en la cola.

Gracias a los compis ramazzottianos, las horas de espera no sólo fueron soportables, sino también agradables. El reloj corría, el sol se fue y el viento empezó a soplar haciendo que nos quedáramos helaícos. Así estuvimos hasta que decidieron abrir la puerta un poco antes de lo previsto, de manera que a eso de las ocho menos cuarto de la tarde ya estábamos colocadas ¡en primera fila!

No podía creerlo. Las gradas del Palacio fueron llenándose poco a poco hasta que estuvo completo y la hora se acercaba. Para hacernos la espera más llevadera, un grupo angoleño nos amenizó con su música y sus bailes un ratillo que yo aproveché para hacer pruebas con la cámara.

A las nueve y media en punto comenzó a sonar “Apuntes y Notas” y el gran contenedor que había suspendido en el escenario, descendió lentamente. En su interior, EROS nos contaba eso de “Tomo apuntes, notas, de noche y de día, fragmentos que me cuentan detalles de la vida…” y al grito de “Yo estaré siempre aquí, el mismo espíritu tendré…” todos enloquecimos cantando con él.



Después, un breve saludo en castellano, con lo que le cuesta hablar, “el idioma de aquí” lo llamó. Qué tío. El repertorio enterito en español, leyendo los monitores, eso sí, pero se agradeció el esfuerzo por agradar a todos los fans.





Y aquí el repertorio al completo (no os lo vais a creer, pero el domingo me puse a recordar y las saqué todas, el orden de algunas me fallaba, pero con la ayuda de una forera, aquí lo tengo):





“Apuntes y notas”, “Dónde hay música”, “Un segundo de paz”, “Cuánto amor me das”, “Estrella gemela” (una de mis favoritas), “Terra promessa” (la única que cantó íntegramente en italiano), “Una historia importante”, “Ahora tú”, “Si bastasen un par de canciones” (una de las más coreadas, por supuesto), “Fábula” (mi favorita), “Las cosas que he visto” (otra de mis favoritas), “Una emoción para siempre”, “I belong to you”, “Música es” (otra de las más coreadas), “Amor en contra” (genial esta canción con la guitarra acústica), “Otra como tú” (también de las más coreadas y acompañada por la guitarra), “La Aurora” (que la cantó junto al piano delante de donde estábamos), “Para mí será por siempre” (también a nuestro lado), “Contra el viento”, “El camino” (una de las nuevas y otra de mis favoritas), “La sombra del gigante”, “Cosas de la vida”, “Fuego en el fuego”, “Este inmenso show”(genial canción que nunca fue single y que nos encantó que cantara). Aquí hubo una breve pausa y, al grito de “¡Eeeeeeros, Eeeeeeros!” volvió para terminar con “Dímelo a mí” y “La cosa más bella”, finalizando con un "¡Madrid, gracias por existir!"






Canciones nuevas y de las de siempre, que a mí me supieron a pocas, tanto que cuando acabó lo primero que dije fue: “¿Ya?”





Y bueno, momentos geniales como el duelo con su trompetista, o el cachondeíto con la pronunciación de la “z” o cuando se puso las gafas (bastante llamativas, por cierto) para leer bien los monitores.




El espectáculo en general, una auténtica pasada. El escenario, los monitores, las imágenes… todo, simplemente genial. Y bueno, como he comentado al principio, fue una jornada increíble por todo lo vivido con los compañeros ramazzottianos. Un fin de semana mágico, en todos los sentidos.





Mención especial merece mi hermana, que me ha soportado y me ha acompañado, demostrándome así que puedo contar con ella siempre (ya sabes que a mí ya me tienes desde el principio de los tiempos, Cla).

Fueron, como dice el propio EROS, “momentos bellos que quedarán así, grabados en la mente”.





12 comentarios:

Julia Writer dijo...

Wonderful photos! I'm sure you had a magical time my fellow Eros fan :) I'm so happy for you!

Anónimo dijo...

Me alegro por tí, pero espero que me lo conteis con mas detalle, las dos juntas, Cla y tu, en persona, quiero ver la cara de Cla.

Elena dijo...

Thank you Julia. A wonderful time in the best company ;)

¿Eres tú, Mary? Sí, tenemos que vernos y contártelo todo. La Cla también se lo pasó en grande, aparte de aguantareme, claro...

Saritisima dijo...

Pues ahora soy yo la que he dicho... ya??? cuando he terminado d leerte. como siempre, excelente cronica Elena: ya has recuperado la voz?? y el sentido?? jejeje. Mencion especial para ti... sin la cual Eros seri apara mi... (casi) un desconocido!!.

Me encantan estos post "emocionantes" y me alegra q hayas podido disfrutarlo desde la primera fila; imagino q Eros no se olvidara facilmente de ti:-)

Te mandaria besos eroticos... pero casi mejor los ramazzo...nosecuantos jeje

Ta dijo...

Gente maravillosa y simpática, solo faltaba que fuera Mayo, por ejemplo. Otra vez será...

Elena dijo...

Jeje, gracias Sara ;) La voz no creo que la recupere ya, pero no por el concierto, sino por mi profesión, que ya no tengo voz ni para cantar en el coche... Ah, y me alegra saber que lo estés descubriendo. Otro besazo para ti;)

Claro Cla, en Mayo no habríamos pasado tantísimo frío y sí, gente maravillosa y simpática, empezando por ti ;)

Conchi dijo...

Aiss creo que todas fuimos con las sufridas hermanas,la mia tambien tuyo que aguantar lo suyo jejejej, el que no llevaba la pareja llevaba una hermana ...y mi hermana pensando que era la unica,tampoco sufrio mucho ehh pq disfruto lo suyo

Elena dijo...

Claro que disfurtaron Conchi. Lo que pasa es que la mía no es tan fanática como yo, y lo de hacer tantas horas de cola le parecía exagerado, pero no está arrepentida para nada porque mereció la pena.

Un besito y saludos para tu hermana también ;)

VISION DE ARLEQUÍN dijo...

TE SERE SINCERO, EROS RAMSOTTI CASI NO ME GUSTA PORKE ME TRAE UNOS RECUERDOS NO MUY GRATOS DE UNA CHIKA KE ME TRATO MAL. JEJEJE.


PERO TAMBIEN YA TENIA MUCHO TIEMPO SIN PASAR POR TU BLOG. SIEMPRE ME ENCUENRO CON COSAS VARIADAS. ERES MUY GENIAL.

TE MANDO UN SALUDOI DESDE ALGÚN TÓXICO LUGAR DE M´`EXICO.

"LA VIDA ES UN GRAN CIRCO, PERO SIN ESPECTADORES"

Elena dijo...

Ei Arlequín, cuánto tiempo. No sé si te comenté que tenía problemas para cargar tu blog, por eso también he estado un poco perdida por el tuyo.

Te diré que en realidad, EROS es un gran desconocido para los que no le siguen como yo, ya que es mucho más que el romántico que todos conocen.

Saludos desde algún lugar de España (llenito de obras...)

Ada dijo...

Joooo... y voy yo y llego tarde!!:(

Como me alegra por ti, Leni... supongo que la experiencia compensa con creces, la espera, el frío y el cansancio.

Por cierto, las fotos muuuy buenas!!!

Un beso para ti y otro para tu hermana, que se lo ha ganaooo!!! :)

Muuuuaaack!

Elena dijo...

Jaja, Ada, de tu parte ;)

Por cierto, que no llegas tarde que todavía no actualizo, cualquier cosa me parece una tontería... jeje.

Otro besico para ti ;)