viernes, 5 de noviembre de 2010

Algo falla.



La viñeta de arriba, desgraciadamente, no es nada exagerada. Esa situación, sea por las notas, por los deberes, por un castigo, o por una simple llamada de atención, se repite a diario en los colegios e institutos españoles.

El niño siempre tiene la razón y el malo es, por supuesto, el maestro (o la maestra, que es que odio tener que estar poniendo el masculino y el femenino constantemente, bastante tengo con hacerlo en los documentos y charlas oficiales).

Con actitudes como la de la viñeta, sólo conseguimos dar alas a los niños y que los maestros perdamos la poca autoridad que nos queda (en algunos casos, ninguna).

Pero parece que a las familias se les olvida algo: los maestros no estamos en el colegio para fastidiar a sus hijos, como muchos de ellos creen. Aunque claro, viendo la actitud de los padres, es fácil adivinar la de los hijos.

Otra cosa que se les olvida es que sus hijos, siempre serán sus hijos, incluso cuando salgan del colegio. (También seguirán siendo nuestros alumnos, pero ya no podremos ocuparnos de ellos como intentamos hacer ahora, buscando siempre lo mejor para ellos y preocupándonos por ellos, más incluso que algunas familias).

Que en el Telediario hayan hablado hoy del estreno de esta película y de los millones que está ganando su creador, sólo es un ejemplo del tipo de sociedad del mañana que estamos criando.



Y que el Defensor del Menor o algún otro interesado en el tema, tenga que salir en televisión diciendo que los padres deberían vigilar lo que sus hijos ven en la televisión o a través de Internet, me parecería totalmente innecesario, pues es algo que nadie tendría que decirles, pero, visto lo visto, parece que sí.

Ah, y que conste que esto no es una queja (no quiero romper mi propósito), es sólo una reflexión.

8 comentarios:

Nuncadejesdesonreir dijo...

No te preocupes por faltar hoy a tu proposito, tienes más razón que un santo!.

¿Donde quedarán aquellos niños que despues de un día de cole, y de hacer los deberes, se iban a jugar con sus amigos en vez de quedarse delante de la segunda caja tonta, eh?

¿Donde quedarán aquellos niños, que despues de no haber estudiado, sus padres, le castigaban sin paga, ni salir a la calle, sin cargar de culpa al profesor?.

¿Donde quedaran aquellos niños, respetuosos, alocados, bocazas, chulescos, pero responsables ante ese profesor severo con aire de bonachón,eh?..

Hay tantos "donde quedaran" que no habría caracteres para decirlo.

Es solo que queremos (me incluyo, aunque no tengo nenes/as), en criarlos, sin que le falte nada, dandole todo lo que a nosotros nos falto (error nuestro), ya que los criamos de una manera, donde todo lo que consiguen es mediante el chantaje emocional, o cree que todo lo que quiera, esta al alcance de su mano.

Infravalorando el esfuerzo de esos padres trabajadores (madre u padre en su caso), por traer de todo a casa..

Un besín ;)

PD: No me decepcionaste en el otro día con el post, es solo que me llamo la atención, de todas maneras siempre que actualizas, me froto las manos de igual manera!! ;)

alma máter dijo...

Es cierto Elena: algo falla!!! creo que todo ha cambiado demasiado. Yo no te digo que la autoridad del maestro tenga que ser como la de antaño en plan regla en mano y brazos en cruz, pero hoy en día nos estamos pasando con tanta sobre protección a los niños.

Es como eso tan conocido que también está circulando por ahñi de "antes llegabas a casa y decías a tu padre: el maestro me ha pegado. Y tu padre decía: algo habrás hecho" y hoy en día vas como una furia al colegio, presentas una queja al maestro etc.... Y no digo yo que esté a favor de que se pegue, eh?? es un ejemplo.

Hace poco el el colegio de mis hijas una madre montó en colera porque en el comedor habían dejado a su hija comiendo sola y apartada, y eso fue porque antes había tirado adrede la bandeja a dos compañeros. Ese fue el castigo: dejarla sola y aislada.. Lo cual veo normal. Pues tu no sabes la que armo la madre....

Estamos sacando los píes del tiesto...

Un besote y BUEN FINDEEEEEEEEEEE!!!

Javier dijo...

Bregar con las familias es la parte que me gusta menos de mi profesión y eso que he conocido a muy buenas mamás y algún que otro buen papá, pero tienes toda la razón en tu reflexión. El médico ejerce la medicina y el arquitecto lo suyo, pero maestros parece que son todos.

Un besito

SaRiTiSiMa dijo...

Elena: dedicate a los hijos y olvidate (en lo posible) d los padres. Estoy segura de q los chavales (de hoy) y pese a todo, te recordaran muy bien en el futuro. Yo, de quien mejor recuerdo tengo, es precisamente de quien mas me exigio y (por loq se) debe ser el unico q se acuerda de mi. Un buen profe no es quien aprueba, sino el q se dedica en cuerpo y alma a sus alumnos no???. Muchos besitos y animo

Lileth dijo...

Pues fíjate, que con toda la mala suerte que he tenido con algunos compañeros, mis padres son bastante comprensivos.

Elena dijo...

Es que no puedo con las injusticias y, el otro día se produjo una muy fuerte en mi cole. Mi compi, que es de lo mejorcito que he conocido, se llevó una bronca por parte de los dos progenitores de un crío que no se merecía. Ah, y para colmo, el crío es de mi tutoría...

Nuncadejesdesonreír, me ha gustado mucho tu reflexión y gracias por lo de frotarte las manos :D Otro besín para ti ;)

Alma, me alegra ver que tú, siendo madre, me entiendes (tampoco quiero yo meter a todos en el mismo saco, que no me gusta generalizar). Por cierto, que en mi cole también tenemos comedor, así que me suena eso que comentas. Otro besote ;)

Javier, a mí lo que menos me gusta junto con las familias es el papeleo. Qué rollaco las dos cosas. Otro besito para ti ;)

Sara, ya quisiera yo dedicarme sólo a los críos, por eso he huído de la tutoría siempre que he podido, pero aquí no puedo. Me alegra saber que recuerdas con cariño a tu maestro. Muchos besitos a ti también ;)

Lileth, qué suerte has tenido con los papis. Claro que todos no van a ser malos, que yo también tengo a gente muy apañá. Un beso ;)

Ana dijo...

Muy buena reflexión Elena...en nuestros años de experiencia como maestras asistimos perplejas a la creciente involución de la sociedad en su conjunto y como muestra, la escuela. Sabemos de dónde partimos y en la situación en la que nos encontramos, lo que valdría preguntarse es: ¿Cómo será la viñeta del 2019? Cuando llegue lo comentamos.

Un besico.

Elena dijo...

¿La del 2019? Miedo me da...

Un besito Ana ;)