jueves, 3 de febrero de 2011

Frases de niños.




El virus de la gripe ha llegado a Siberia y se está poniendo las botas con los niños siberianos desde la semana pasada. Así las cosas, no es raro entrar a una clase y ver que faltan muchos alumnos. Hoy, por ejemplo, la compañera de 4 años no ha venido (a ella también le ha atacado el virus) y cuando he entrado a la de 5 años (que hoy me tocaba y que me encanta), me encuentro que han juntado a los pocos que han venido de 4 con los pocos que han venido de 5. Total, que con las dos clases juntas, seguía habiendo menos niños que los que normalmente hay en una clase.

Cuando he ido a 2º, más de lo mismo. El martes faltaron exactamente la mitad y, como no quería avanzar mucho, pues hice unos recortables del material complementario que no terminamos. Hoy me encuentro con la clase un poco más llena, pero todavía con varios huecos. Total que avanzo un poquito y seguimos con los recortables mientras cantamos la canción para repasar el vocabulario.

A está de lo más contento porque hoy no le he tenido que regañar (como de costumbre) y le he prometido un sello de “Well done” en su agenda. Pero está enfadado porque el recortable “es muy difícil” y yo no he querido recortárselo, sólo indicarle cuál es la mejor manera de hacerlo e insistir en que hay que hacerlo con cuidado y sin prisas. Entonces le oigo decir a sus compañeros:

“Yo cuando sea mayor, quiero ser maestro, para estar todo el día regañando”. Y se echa a reír.

A mí también me da la risa, pero entonces escucho a P que le contesta muy entusiasmado:

“Pues yo quiero ser médico para arrancar corazones”.

Me quedo completamente alucinada, pensando que este niño ha visto mucho “Hospital Central”, “Anatomía de Grey” o “House” en su casa (series para nada recomendables para niños de 7 años), pero no me da tiempo a reaccionar, porque F, la única que ya ha cumplido los 8 años comenta:

“Pues si trabajas en la tele dando las noticias y eso, ganas mucho más dinero”.

Menos mal que ha mencionado las noticias y no a Belén Este***, porque si no, ¡me da algo!

Poco después he tenido que pedirle la agenda a P, que es un trasto, pero quién sabe, igual consigue su sueño y se convierte en un excelente cardiólogo (que seguro que es a lo que él se refería… espero).


4 comentarios:

Sonia dijo...

Jeje que graciosos.Me encanta su inocencia.Cuídate a ver si te va a llegar el virus jeje.Un saludo

Ana dijo...

En mi cole también ha hecho estragos, la gripe quiero decir...las frases de los niños demoledoras, lo del dinero lo tienen claro, menos mal que con el tiempo, al menos algunos, se vuelven menos interesados. Lo de regañar, sencillamente es que les vuelve locos.

Un besico!

Mi mundo es sonido dijo...

Pero que cosas tienen los niños jajajajajajaj lo de ser maestro para regañar ha sido genial pero ya lo de arrancar corazones ajajajajja demasiao jajajaja

Mi mundo es sonido dijo...

Pero que cosas tienen los niños jajajajajajaj lo de ser maestro para regañar ha sido genial pero ya lo de arrancar corazones ajajajajja demasiao jajajaja