viernes, 8 de abril de 2011

TDAH.



Estas siglas las aprendí hace unos años, cuando a uno de mis alumnos de 2º le diagnosticaron este trastorno.


El que padece el Trastorno por Déficit de Atención con (o sin) Hiperactividad es lo que comúnmente la gente llama “un niño hiperactivo”. El compañero del EOE que realizó el informe y aconsejó a la familia acudir a un especialista, me comentó que él era muy reacio a utilizar este término, pero que después de haber estado con el niño unas sesiones pasándole unas pruebas, no le quedaba la menor duda. A mí, que ya llevaba unos meses trabajando con el niño, tampoco.


El año pasado coincidí en el CEP con un antiguo compañero de ese cole. Resulta que era él quien tenía a mis niños (que ya estaban en 6º), así que le pregunté por mi P. “Estupendamente. Desde que empezó con la medicación, está muy bien”. Resulta un poco triste medicar a un niño tan pequeño, pero me alegró saber que mi P estaba bien y que había salido adelante. Si había sido gracias a la medicación, pues genial.


Actualmente tengo a otro niño diagnosticado y medicado. Mi J es un niño bastante especial. Lo quiero muchísimo pero casi ha acabado con mi paciencia. Los padres están muy angustiados y no paran de buscar ayuda por todas partes porque la medicación parece no hacerle nada. Sólo lo parece, porque un día que estuvo especialmente mal, me confesó que no la había tomado.


El caso es que hace poco, recibí el encargo de rellenar un formulario porque parece ser que van a diagnosticar a otro de mis alumnos.


Conociendo a este alumno como lo conozco (creo que he pasado yo más tiempo con él en estos tres años que su propia familia…), sólo puedo decir que el ser irrespetuoso, descarado, mimado, pasota, desvergonzado, deslenguado y soberbio, no son síntomas de hiperactividad, sino de mala educación.


Pero claro, esto no lo he podido poner en el informe.



10 comentarios:

Utopazzo dijo...

Por desgracia, cada vez existen mñás casos de los dos tipos a los que te refieres; uno, por ser un problema para él mismo (del que será consciente de ello según crezca) y para la familia, que tendrá que bregar con todos los medios disponibles para aminorar los efectos y sus consecuencias... en este caso, es triste, aunque se puede tratar.
En el segundo caso (el niño que no tiene TDAH, sino mala educación) por desgracia, su mal es doble o triple o lo que quieras... es un lastre para la sociedad, para su familia y tal vez, él ni se entere... cuando crezca, puede convertirse sencillamente en político con cabeza visible, y la sociedad le aplauda además de depositar su voto de confianza... es la España que hemos heredado por tantos años de aislamiento y dictadura: ahora se ven los resultados en lo que es la educación, donde parece ser que el individuo, sólo tiene derechos y ninguna obligación.

Haces muy bien en resaltar tu impotencia frente a casos de este tipo; aunque piensa, si no sería posible, poner en el cuestionario de una forma sucinta, lo que sientes...

Un abrazo.

alma máter dijo...

Me imagino, Elena. Toca callar...

Un besote y buen finde1

Lileth dijo...

Yo este año entro de especialista en un 2º al que llamo "el segundo cabrón". Lleno de niños realmente maleducados.

Sentarlos a todos a la vez es ya misión imposible. Lo demás ni te cuento.

Elena dijo...

Pues sí, Utopazzo, no me he quedado con las ganas y he incluido un anexo con mis "apreciaciones personales". Me he asegurado de que este informe no pase por manos de la familia (aunque ya les he dicho claramente lo que pienso en más de una ocasión). Así quien trate al niño, tendrá toda la información de mi parte.
Otro abrazo para ti ;)

Pues Alma, no me he callado, al menos, no del todo.
Otro besote ;)

Qué me vas a contar, tu 2º seguro que no le llega ni a la suela de los zapatos de mi 4º.
Un besito ;)

Encarni dijo...

Elena, sólo puedo darte mucho ánimo. Yo estoy pasando por algo parecido y, a estas alturas de curso, poco avance veo, ni en cuanto a EOE, equipo directivo, padres... Una circunstancia así unida a un grupo que, en general, me está haciendo perder la paciencia e incluso la ilusión, en muchas ocasiones, hace que cada día se convierta en un "calvario". Y me refiero precisamente a ese tipo de niños maleducados, porque no tienen otro nombre. Como bien dices, creo que pasamos más tiempo con ellos los maestros, que sus propios padres. Ante eso, bien poco podemos hacer. Nadie, excepto los que vivimos día a día esta profesión, sabe lo que pasamos.

Mucha fuerza y ánimo, que ya nos va quedando menos. Besos.

Ana dijo...

Elena, cada vez hay más niños con diagnóstico TDAH, las causas son diversas, una de ellas es la falta de criterios y normas por parte de los educadores en los primeros años de vida del niño.

Conozco a uno de "tus TDAH", con frecuencia lo veo en mi calle y cuando me llama "¡seño!" y me mira con esos ojos duros y esquivos no puedo evitar acordarme de ti.

Yo también tengo uno en clase, es un niño con una dura historia de abandono, pero ha cambiado asombrosamente en los dos últimos años, trata de controlarse y me sorprende con una actitud integradora y cariñosa. De todas formas a veces entra en clase diciendo "hoy no me he tomado la medicación, lo advierto"...y yo le respondo "pues vamos a hacer como que te la has tomado, lo advierto también", y echamos esa mañana como mejor podemos los dos...

Un abrazo solidario.

Elena dijo...

Gracias Encarni, ánimo a ti también y un besito ;)

Anda que, Ana, voy yo y me compro el piso en tu barrio! Pero bueno, supongo que me alegraré de verlo, porque en el fondo lo quiero un montón. Lo mismo que a mi J, que el pobre lo pasa fatal, con o sin pastilla. En fin.
Un besito y otro abrazo para ti ;)

Sergio dijo...

Creo como comentas que se trata de un problema más importante de lo que parece. En general muchos padres acuñan con bastante ligereza el término de hiperactividad ante un niño que simplemente se comporta como un niño, cuando ellos (los padres) preferirían tener un florero o animalito de fácil doma.
Creo que es todo un reto ayudar a criaturas con este trastorno y una satisfacción mayúscula percibir los avances.
Suerte!

SaRiTiSiMa dijo...

Yo pienso q nada mejor q un ojo "experto" como el de una maestra q esta casi todo el dia con una chaval para apreciar si su problema es medico... o no. Lo q no entiendo es pq se intenta camuflar lo q no es y encima a base de medicacion!! ¿quien es responsable? ¿medicos? ¿padres? no puedo entender q se medicque a alguien sabiendo d antemano q no es lo q parece. BeSiNeS Elena aunq con retraso pero dias complicadillos surgen d vez en cuando

Elena dijo...

Gracias Sergio. Es verdad que es muy gratificante ver que salen adelante, pero es muy frustrante no verlo. Saludos ;)

Pues sí Sara, yo mejor no hablo más que luego "to se sabe", jeje. Yo también ando muy liailla.
Besitos ;)