miércoles, 7 de septiembre de 2011

Inevitable.




Pues era inevitable que se acabaran las vacaciones y volviéramos al cole.

Este año, como de costumbre, (lo del año pasado fue una excepción), nos hemos encontrado el cole hecho una pena. Como el Ayuntamiento dispone de él durante el verano para las fiestas, el cine de verano y las escuelas de verano, se ve que luego no le quedan ganas para limpiar y organizar un poco los desastres creados.

Total, que el jueves, tocó hacer la ronda y anotar los desperfectos (¡qué ilusa fui, que creía que con un folio tendría bastante!) Como mi clase está justo al lado del servicio de los niños (que lo usa todo el pueblo durante las fiestas), me tocó entrar y… bueno, dejémoslo aquí.

Mi clase fue la elegida para que se realizaran allí los talleres de la escuela de verano, así que me encontré mi mesa y mi sillón llenitos de pintura y pegamento. Genial.

También me encontré todas las sillas del edificio (sí, las de las seis clases de mi edificio) allí, amontonadas y muy sucias, delante de la estantería donde estaban todos los libros del programa de gratuidad, es decir, los que teníamos que etiquetar para este curso.

Además, las pizarras estaban llenas de pintarrajos. Nada especial, salvo que los pintarrajos no los habían hecho con tizas, que es con lo que se escribe en las pizarras, sino con ceras y colores que rayan la pizarra y se convierten en imborrables, con lo cual las han dejado prácticamente inutilizables y esto es algo que no tiene solución, es decir, me aguanto y tengo que desperdiciar todo el sitio que está dañado, que es mucho. (No quiero ni imaginarme qué hubiera pasado si en mi clase hubiera habido una pizarra digital…)

Eso mi clase, de lo demás no hablo que aburro al personal.

Total que hoy, miércoles y a falta de dos días para que comience el curso escolar, ha venido el teniente de alcalde a ver lo que había que hacer. Cuando ha visto la pared de humedad que hay en mi clase (la que comparte con el servicio), va y dice: “Igual habría que pintar”.

Genial, pienso yo, pero… ¿cuándo? Yo es que lo flipo, de verdad. Llevo cinco días adecentando lo que he podido de la clase, limpiando la mesa, el sillón, las pizarras (aunque no haya servido de nada), las estanterías, moviendo sillas para poder coger los libros, sellando e identificando libros para preparar los lotes que tendré que entregar a las familias, organizando material, tirando cosillas que me he ido encontrando por la clase (mejor no digo lo que me encontré en una de las papeleras…) y total, para nada.

Me veo el lunes con mis niños en fila sin saber dónde colocarlos. Es que simplemente es vergonzoso.

Y, sin embargo, a pesar de mi cabreo, sonrío por la calle cada vez que me encuentro con mis críos siberianos.

Sonrío cuando escucho lo de “¡Maestra!” o “¡Teacher!”, cuando me dan esos abrazos y besos, tan sinceros unos y tímidos otros.

Sonrío cuando veo la lista de mi tutoría, el curso que yo pedí.

Y sonrío cuando escucho esta canción. Es inevitable.





“Inevitabile” dueto de Eros con Giorgia.

11 comentarios:

Julia Writer dijo...

I couldn't read your post (I'm so sorry, my Spanish is sooo bad) but you know I love this song!!!! Hope all is well with yo :)

Encarni dijo...

Uff! Parece que no somos los únicos que tenemos líos en el colegio. Espero que esas sonrisas te duren hasta el lunes. Y que tus niños te las devuelvan. Seguro que entre tanto jaleo te reconfortan.

Mucho ánimo Elena. Saludos ;)

Utopazzo dijo...

Pues nada nuevo bajo el sol: todo eso se puede esperar (y más) de gente tan provinciana como la que nos rodea... y no señalo a nadie, así que sálvese quien pueda!

Lo que encontraste en la papelera, no tiene desperdicio: me es fácil imaginar, que no era precisamente un globo de Bob Esponja...

Un cordial saludo!

Sonia dijo...

Vaya vaya con la gente.Pues nada chica a echarle paciencia y espero que el lunes puedas meter a tus alumnos en un lugar decente.ánimo y buen comienzo.

Ana dijo...

Conozco esa sensación: empezamos el nuevo curso y vemos como van pasando los días, se acerca el momento de que los niños lleguen...y todo por hacer, por lo que hay que ponerse manos a la obra y además de programar, a veces reprogramar, reuniones de ciclo, ETCPs, claustros y consejos escolares, también hay que limpiar mesas, mover materiales, trasladar muebles, ordenar...¡no sé cómo nos da tiempo en las escasas 20 horas que trabajamos!

Un abrazo solidario, aunque mi clase esté en aceptables condiciones.

Mar dijo...

Qué poca vergüenza! Tiene delito...
La canción no la conocía pero Giorgia me encanta! No sé si has escuchado pero tiene canciones geniales!

Besitos y mucho UP!

Elena dijo...

Julia, my friend, don't worry about your spanish. I'm talking about the beginning of the new school year and the bad conditions of my old school.
I love this song too ;)

Bueno Encarni, viendo cómo quedó la cosa ayer, me temo que el lunes tocará cabreo porque no sé dónde me colocarán. Mi clase será la última que arreglen, así que si es la única, no habrá mucho problema pues me metería en la biblio, pero si hay más clases en la misma situación no sé qué vamos a hacer. Buen curso y un besito ;)

Jajajajaja! Utopazzo lo has clavao! xD
Un bestio para ti también ;)

Sonia es vergonzoso, encima las pobres de la limpieza se equivocaron y me han tirado un montón de material que tenía en una estantería!!! :O
En fin, mucha suerte con tus listas, estaré pendiente ;)

Sí, tiene tela lo de la horas... Aaaaarrrrrggggghhhhh!!! Bueno, por este finde me relajo y ya si eso me cabreo el lunes otra vez.
Buen curso y un besito ;)

Mar es que no te puedes hacer una idea. Por cierto que igual había escuchado antes a esta chica, pero ya te imaginas por qué me gusta taaaaaanto esta canción :)))
Un besito y buen curso a ti también con los peques ;)

Sergio dijo...

¿Y cómo ha resultado la vuelta al cole? ¿traumática, motivadora? ¿que tal las pequeñas "bestias"? Mi hija ha llegado con unas ganas inusuales, claro está que empezar 1º de ESO es otro nivel... ya es "mayor".
:)

Elena dijo...

Ha ido bien, Sergio, gracias. Hoy hemos tenido horario especial y ha sido poco rato, los críos estaban nerviosos y habladores, además de la novedad de dar clase en la biblioteca (finalmente no he podido llevarlos a la clase). A ver si mañana vamos cogiendo ritmillo. Yo voy con ganas, la verdad, a ver lo que me duran... jeje.

Un besito y que le vaya bien a tu hija ;)

Sergio dijo...

¿Superada la vuelta al cole?

Elena dijo...

Pues Segio, ya ves que no... por lo poco que aparezco por aquí :(